Principios de gestión de la calidad
Basados en la Norma ISO 9000
1. Enfoque al cliente.
El enfoque principal de la gestión de la calidad es cumplir los requisitos del clientey tratar de exceder sus expectativas.
2. Liderazgo.
Los líderes en todos los niveles establecen la unidad de propósito y la dirección de la organización, y crean condiciones en las que las personas se implican en el logro de los objetivos de calidad de la organización.
3. Compromiso de las personas
Las personas competentes, empoderadas y comprometidas en toda la organización son esenciales para aumentar la capacidad de la propia organización para generar y proporcionar valor.
4. Enfoque a procesos.
Se alcanzan los resultados coherentes y previsibles de manera más eficaz y eficiente cuando las actividades se entienden y gestionan como procesos interrelacionados que funcionan como un sistema coherente.
5. Mejora.
Las organizaciones con éxito tienen un enfoque continuo hacia la mejora.
6. Toma de decisiones basada en la evidencia.
las decisiones basadas en el análisis y la evaluación de los datos e información tienen mayor probabilidad de producir los resultados deseados.
7. gestión de las Relaciones.
Para el éxito sostenido, las organizaciones gestionan sus relaciones con las partes interesadas pertinentes, tales como los proveedores.
Beneficios que se obtiene al implantar un Sistema de Gestión de Calidad (SGC)
  • Fomentar una cultura de Calidad en el personal de la institución, avanzando de forma apreciable en la sustitución de una cultura burocrática a otra de gestión, orientada al servicio del cliente.
  • Involucrar a la organización en un proceso incesante de mejora continua, favorecido por la revisión del sistema por la dirección, que evalúa la eficiencia del sistema de la calidad.
  • La continua mejora de los servicios locales se manifiesta como una ventaja competitiva de una entidad frente a otras entidades públicas.
  • Crear un clima favorable para la modernización de la Administración Pública en su sentido más amplio.
  • Racionalizar, simplificar y normalizar los procedimientos, eliminando trámites innecesarios que dificulten las relaciones de los clientes con la entidad.
  • Asegurar la repetibilidad de las tareas, con independencia del tiempo transcurrido desde la implantación del procedimiento o del funcionario que las realice, y con ello garantizar la observación del precedente administrativo.
  • Fijar objetivos en el corto, mediano y largo plazo, y efectuar un seguimiento periódico, corrigiendo las desviaciones detectadas.
  • Escuchar al ciudadano, facilitar la presentación de quejas y reclamaciones y preocuparse por orientar los servicios a sus necesidades.
  • Mejorar la coordinación interna entre las áreas y fomentar el trabajo en equipo.
  • Formar a sus funcionarios y trabajadores, orientando su conocimiento a las necesidades de los puestos de trabajo y conservando los registros que lo acreditan.